Investigación de Estados Unidos y Colombia se vincula con el asesinato del presidente haitiano después de los arrestos

0 0
Comparte:
Read Time:5 Minute, 2 Second

BOGOTÁ / PORT-AU-PRINCE, 9 de julio (Reuters) – La policía y las agencias de inteligencia de Estados Unidos y Colombia están investigando vínculos con el asesinato del presidente haitiano Jovenel Moise, luego de los arrestos de sus ciudadanos por parte de las autoridades haitianas.

Fuentes de seguridad colombianas dijeron a Reuters el viernes que varios colombianos que se creía formar parte de la unidad de comando que asesinó a Moise en su casa en la madrugada del miércoles habían pasado más de un mes en Haití antes del asesinato, luego de ingresar por la vecina República Dominicana.

El jefe de la dirección nacional de inteligencia de Colombia y el director de inteligencia de la policía nacional viajarán a Haití con Interpol para ayudar con las investigaciones, dijo el viernes el presidente de Colombia, Iván Duque.

«Ofrecemos toda la ayuda posible para descubrir la verdad sobre los autores materiales e intelectuales del asesinato», escribió Duque en Twitter, diciendo que acababa de hablar por teléfono con el primer ministro interino de Haití, Claude Joseph.

El asesinato de Moise, un ex empresario de 53 años, provocó la indignación internacional y sumió a Haití más profundamente en una crisis política que se teme podría empeorar el hambre creciente, la violencia de las pandillas y un brote de COVID-19.

La policía de Haití dijo que el asesinato fue llevado a cabo por un escuadrón de 26 mercenarios colombianos y 2 haitiano-estadounidenses. Los dos haitianos estadounidenses fueron identificados como James Solages, de 35 años, y Joseph Vincent, de 55, ambos de Florida.

Diecisiete de los hombres fueron capturados después de un tiroteo con las autoridades haitianas en Petionville, un suburbio de la ladera de la capital, Puerto Príncipe, mientras que tres murieron y ocho siguen prófugos, según la policía haitiana.

Las autoridades todavía están buscando a los autores intelectuales detrás de la operación, dijeron.

Dos fuentes policiales estadounidenses, que hablaron bajo condición de anonimato para discutir una investigación activa, dijeron que las agencias estaban investigando las conexiones estadounidenses con el asesinato , pero se negaron a comentar específicamente sobre los dos sospechosos.

Las fuentes dijeron que las agencias estadounidenses no estaban ayudando en la investigación en Haití porque los funcionarios haitianos no habían solicitado su ayuda.

Los funcionarios haitianos no han dado un motivo para el asesinato de Moise ni explicaron cómo los asesinos pasaron por su destacamento de seguridad. Había enfrentado protestas masivas contra su gobierno desde que asumió el cargo en 2017, primero por acusaciones de corrupción y su gestión de la economía, luego por su creciente control del poder.

El propio Moise había hablado de las fuerzas oscuras que estaban en juego detrás de los disturbios: compañeros políticos y oligarcas corruptos que sentían que sus intentos de limpiar los contratos gubernamentales y reformar la política haitiana iban en contra de sus intereses.

Funcionarios colombianos han confirmado que recibieron solicitudes de información de Haití sobre seis sospechosos, dos de los cuales aparentemente habían sido asesinados y cuatro están detenidos. Las investigaciones iniciales mostraron que los hombres eran miembros retirados de las fuerzas armadas de Colombia, dijo el ministro de Defensa.

Cuatro de los hombres tomaron un vuelo de Avianca el 4 de junio al centro turístico de Punta Cana en República Dominicana, que comparte la isla Hispaniola con Haití, dijeron a Reuters fuentes de la policía y el ejército colombianos. Dos días después cruzaron la frontera hacia Haití.

Uno de los hombres, que el periódico colombiano El Tiempo dijo que había sido parte de la unidad de fuerzas especiales urbanas antiterroristas del ejército colombiano, tiene 16 fotos en su cuenta de Facebook que parecen haber sido tomadas en República Dominicana.

El diario informó que otro de los hombres, que dijo tomó el mismo vuelo y publicó fotos desde los mismos lugares, era enfermero del hospital naval de la ciudad colombiana de Cartagena.

CONFUSIÓN SOBRE EL CONTROL POLÍTICO

En Haití, el gobierno declaró el miércoles un estado de emergencia de 15 días para ayudar a las autoridades a detener a los asesinos, pero desde entonces ha instado a las empresas a que vuelvan a abrir.

Las tiendas de abarrotes, las estaciones de servicio y los bancos comerciales reabrieron el viernes, aunque las calles aún estaban tranquilas, con solo unos pocos vendedores manejando sus productos.

El asesinato de Moise provocó confusión sobre quién es ahora el líder legítimo del país de 11 millones de habitantes, el más pobre de América.

«El asesinato … ha provocado un vacío político e institucional al más alto nivel del estado», dijo el político opositor haitiano Andre Michel. «No hay ninguna disposición constitucional para esta situación excepcional».

La constitución de 1987 estipula que el presidente de la Corte Suprema debe asumir el cargo. Pero las enmiendas que no son reconocidas unánimemente en el país establecen que debería ser el primer ministro o, en el último año del mandato de un presidente, el caso de Moise, que el parlamento debería elegir un presidente.

El presidente de la Corte Suprema murió el mes pasado debido al COVID-19 en medio de un aumento en las infecciones en Haití, que es uno de los pocos países del mundo que aún no ha iniciado una campaña de vacunación.

No hay un parlamento en sesión ya que las elecciones legislativas programadas para fines de 2019 se pospusieron en medio de disturbios políticos.

Esta misma semana, Moise nombró a un nuevo primer ministro, Ariel Henry, para reemplazar a Joseph, aunque aún no había prestado juramento cuando el presidente fue asesinado.

Joseph apareció el miércoles para hacerse cargo de la situación, pero Henry, a quien la oposición ve más favorablemente, le dijo al periódico haitiano Le Nouvelliste que no consideraba a Joseph como el primer ministro legítimo.Reporte de Luis Jaime Acosta en Bogotá y Andre Paultre en Puerto Príncipe Reporte adicional de Julia Symmes Cobb en Bogotá, Brad Brooks en Tamarac y Mark Hosenball en Washington Escrito por Sarah Marsh Editado por Daniel Flynn, Frances Kerry y Rosalba O ‘ Brien

Happy
Happy
0 %
Sad
Sad
0 %
Excited
Excited
0 %
Sleepy
Sleepy
0 %
Angry
Angry
0 %
Surprise
Surprise
0 %

Average Rating

5 Star
0%
4 Star
0%
3 Star
0%
2 Star
0%
1 Star
0%

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.